BARRAS BRAVAS

 
Aficiones | BARRAS BRAVAS | Album de fotos
 
BARRAS BRAVAS
 
 
que son las barras bravas?






El término barra brava se emplea en América Latina para designar a aquellos grupos organizados dentro de una hinchada que se caracterizan por producir diversos incidentes violentos, dentro y fuera del estadio, despliegue pirotécnico y cánticos empleados durante el desarrollo de los partidos.



Originalmente denominados barra fuerte, por el vespertino argentino La Razón en octubre de 1958, a raíz del asesinato policial del joven Mario Linker en el partido entre Vélez Sársfield y River Plate. El término aparece en Argentina a comienzos de la década de 1960, y luego se fue extendiendo su uso por toda América Latina. En Brasil se los denomina "torcidas organizadas", mientras que en otros continentes son conocidos como hooligans o ultras.



Generalmente las barras bravas, también llamadas el grueso de la hinchada, utilizan banderas (denominadas trapos) y diferentes instrumentos musicales. Las barras bravas también se caracterizan por ubicarse en las tribunas populares, aquellas que frecuentemente carecen de asientos y donde los espectadores deben ver el partido de pie.



Este fenómeno se ha extendido, en diverso grado, en diferentes países de América. Generalmente tienen su origen en una subcultura juvenil de carácter urbano, donde se busca la pertenencia a un grupo determinado. Si bien existe una amplia variedad de estas barras en América, éstas tienden a presentar ciertos rasgos comunes: exaltación de la fuerza, el nacionalismo, el sentido del honor asociado con la capacidad de pelear y la necesidad de reafirmación.



Tradicionalmente, se ha asociado a las barras bravas con la marginalidad urbana, y el consumo de alcohol y drogas. En general, en la mayor parte de América estas barras están conformadas por jóvenes entre los 14 y 25 años,1 mientras que en Argentina es posible encontrar a personas mayores, pues poseen una tradición más arraigada. En los distintos países de América Latina estas bravas han adquirido notoriedad progresivamente, al menos desde comienzos de la década de 1990.

COLPRENSA
Exige la identificación de los barristas y propone fuertes sanciones para quienes incurran en conductas antideportivas.

A partir del próximo año, a los hinchas que cometan actos violentos en los estadios y reincidan en esa conducta, les serán cerradas las puertas de todos los escenarios deportivos en el país. A ellos se les aplicarán las sanciones de la llamada ley de ‘barras bravas’ que, tras casi un año de trámite, fue aprobada en el Congreso y sólo espera la firma del Presidente.

La mayor sanción de la nueva ley consiste en la prohibición de por vida para entrar a los estadios donde se desarrolle el campeonato profesional colombiano. Este castigo se aplicará de forma gradual, comenzando por una fecha y, dependiendo de la reincidencia o no de los hinchas, puede llegar a la ‘pena máxima’.

Para ello, cada una de las ‘barras bravas’ de los diferentes equipos del país, tendrán que carnetizar a todos sus integrantes, con el propósito de identificar plenamente a quienes asisten al estadio.

La entidad encargada de regular estas disposiciones será la Comisión Nacional de Seguridad en los estadios, creada por esta ley e integrada por el gobierno (Ministerio del Interior y secretaría técnica de Coldeportes), la Policía Nacional y los presidentes y juntas directivas de los equipos de fútbol. Esta comisión tendrá a su vez subcomisiones departamentales y municipales, con relativa autonomía, y en las que participarán las autoridades locales.

El senador Rodrigo Lara de Cambio Radical, ponente de la iniciativa, señaló que esta comisión será la encargada de iniciar el proceso de carnetización de las barras. “Esta ley parte del principio de cero tolerancia con la violencia en el fútbol, pero evitando graduar de criminales ni al deporte ni a los miembros de las barras. Esta ley no pretende llevar a la cárcel a ningún hincha violento, porque eso no soluciona nada, sino impedirles su ingreso al estadio, que es una sanción mucho más efectiva”, explicó Lara.

Dato clave

La Policía tendrá la facultad de hacer test de alcoholemia y sustancias alucinógenas para impedir el ingreso de quienes se encuentren en estado de ebriedad o estimulación. La Comisión Nacional de Seguridad puede prohibir el expendio de alcohol alrededor de los estadios.


La violencia en el fútbol argentino sumó otro capítulo siniestro. Después de 15 meses de investigación, Ariel Luna, uno de los barra bravas de River, que está prófugo por el crimen de otro barra, Gonzalo Acro, envió al diario Olé un vídeo en el que reconoce la autoría material del asesinato. Luna afirma que el crimen de Acro se produjo en medio de un forcejeo.
 
Imagen
Puedes escribir un titular.
Como lobos hambrientos de violencia, los vándalos lanzan gritos de venganza intentando desatar una “guerra” entre las barras bravas, para sembrar el caos y perpetrar asaltos callejeros y saqueos.

Son los mismos marginales filmados, fotografiados, conocidos y reconocidos mil veces durante los últimos cuatro años, pero que siempre salen libres bajo el argumento de “falta de pruebas” que les brinda un escudo protector a su salvajismo.



Caos y violencia...Esta vez los pandilleros atacaron a la marcha de barristas de la U baleando a ocho hinchas cremas uno de los cuales, Daniel Alexander Blanco Fernández, de 21 años, murió al recibir un disparo en el corazón.

El blanco de su ataque no era una persona sinó, la barra brava en su conjunto. Los asesinos sembraron el pánico y huyeron sin que la policía lograse interceptarlos. Ahora surgen voces de venganza y el tam tam de los tambores de guerra resuena en las tribus de las calles.

Aunque parezca increíble, los servicios de inteligencia de la Policía Nacional no han podido desbaratar a esta red de vándalos que actúa impunemente en la vía pública o que desatan violentas peleas callejeras en los pueblos jóvenes convertidos en tierra de nadie.

La violencia de las barras bravas es un fenómeno que alcanzó hasta a los países desarrollados que aplicaron duras sanciones para castigar a los “hooligans” en Inglaterra o los “cabeza rapadas” en Alemania.

Sin embargo en nuestro país las barras bravas siguen siendo sinónimo de violencia e impunidad debido a que estos fanáticos avezados, amparados en que son menores de edad, atacan a quien se cruza en su camino.

La “solución” de las autoridades policiales, municipales y deportivas, fue brindarles escolta, conducirlos en buses al estadio y hacerse de la vista gorda cuando los angelitos se peleaban o destrozaban autos y ventanales a pedrada limpia.

Es, pues, hora de abordar este gravísimo problema social en forma integral, con duras sanciones que abarquen desde el pandillero que desata la violencia hasta los que financian y apoyan a las barras bravas. Urge pronta solución antes que la pesadilla se expanda como un cáncer social de inimaginables consecuencias
Es muy común ver en todos los equipos las famosas "barras bravas", que en Guatemala son mal llamadas "porras".

Esto, porque porras se refiere a las "chicas" que salen previo a un partido, los que más han adoptado ese nombre son los países del sur de América, salvo en Brasil donde se les llama "Torcida", por su particularidad de hablar portugués.

Las barras sin duda alguna, cuestionadas por muchos y halagadas por otros, nos muestran una doble cara, la de alentar al equipo y la de incitar a la violencia a través de sus canticos, y eso pasa en todas, tanto la La 12, Los Borrachos del Tablón, barras de Boca y River, vamos a describir que consideramos bueno y que malo de estas barras.


Lo positivo...

Sin duda alguna, ver un colorido estadio, sobre todo lleno, con trapos, como son llamados, con lienzos con gente haciendo las populares olas, cantando, gritando [...]

 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión,escribeme a mailto:yo@iservidor.com